lunes, 23 de septiembre de 2013

Pintando un cojín con pintura textil

El otro día fue el cumpleaños de mi suegra. Como vive lejos, nos tuvimos que conformar con una llamada de teléfono, como primera aproximación. Sin embargo, Superpapá iba a visitar a su madre el fin de semana y queríamos que llevara algo de parte de las peques.

Hace tiempo que tenía un cojín barato de Ikea condenado a ser destripado. También teníamos pintura textil de dos colores, elegidos en su día por Pirañita.


Mi idea era que cada niña tuviera un color, pero las dos querían el mismo.

Empezaron pintando con el mango de un tenedor pequeño.


Después, pasaron a las manos.


Cada una hizo lo que quiso. Libertad total.


Después de un capítulo de Dora para que secara un poco, pintamos el otro lado.


¡A la abuela le encantó!





2 comentarios:

  1. Quedó monísimo!!! Vaya artistas!!! Jijiji... la abuela estará orgullosa del cojín!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La abuela encantada... Y las niñas también. Win.Win. :)

      Eliminar